Una de las dificultades que me encontré cuando viajé por Europa por nueve meses fue la confusión acerca del permiso de estancia con mi pasaporte mexicano: ¿Puedo estar sólo tres meses en la Unión Europea? ¿Y los países que no son parte de la Unión? ¿Y la zona Schengen? Las zonas administrativas europeas me tenían de cabeza, y luego de buscar por internet los blogs no daban razón para una estancia mayor a tres meses, o cuando lo hacían eran poco claros. Decidí aprender en la marcha… Aquí les cuento lo que encontré, esperando sea de utilidad a más viajeros.

   En lo que sigue siempre hablaré de mi experiencia con mi pasaporte mexicano, no obstante lo mismo deberá ser cierto para cualquier otro pasaporte latinoamericano que no necesite visa en Europa.

1. Zona Schengen.

Bueno, para hacer corta la historia, les diré que todo lo que deben conocer es el área Schengen.

   Dicha zona está conformada por un conjunto de países europeos que han eliminado las fronteras entre ellos, de modo que al pasar de un país miembro a otro no existe ningún tipo de revisión. De este acuerdo se benefician los viajeros residentes de los países, pero se convierte en una pesadilla para los que, como yo (¿y ustedes?), piensan que tres meses no son suficientes para viajar por Alemania, España, Italia, Francia, Portugal, Polonia, Grecia, y un largo etc.

   El siguiente es un mapa donde se muestra tanto la Unión Europea como la Zona Schengen.

Zona Schengen en azul claro y Unión Europea en Azul oscuro

   Uno de los primeros detalles a reconocer es que aunque la Unión Europea y la Zona Schengen coinciden en muchos de los países miembros, hay algunos que pertenecen a una y no a otra.

   Al ingresar a la Zona en cuestión se nos pone una estampa en el pasaporte y se nos desea buen viaje (si el oficial está de buenas). Al salir, y si no hemos excedido los tres meses reglamentarios, se nos aplica otra estampa. En total se nos permite estar en la Zona mencionada sólo tres meses cada seis, de modo que si ya permanecimos tres, debemos salir, estar fuera del área otros tres meses y, sólo entonces, se nos permitirá entrar nuevamente.

2. Reino Unido e Irlanda.

   Estos países son un caso especial, y es donde yo comencé mi viaje. El Reino Unido no forma parte de la zona Schengen, pero sí de la Unión Europea, y encima ¡puede dar permiso de hasta seis meses a turistas! Ya en Reino Unido es posible viajar por toda la Isla. De ahí, lo que yo hice fue lo siguiente. Estuve tres meses y enseguida me fui en Ferry a Irlanda, donde pasé otros tres meses.

   La cuestión aquí es que cuando abordé el Ferry desde Pembroke, Gales, hacia Rosslare, Irlanda, no se me selló el pasaporte, y cuando salí de Dublin a Noruega tampoco se me selló la salida. Creo que era bien posible quedarme seis meses en las islas británicas y luego tres en Irlanda…

   Ya de Irlanda yo me fui a Noruega que, aunque no es parte de la Unión Europea, si lo es de la Zona Schengen, de modo que ahí comenzó mi cuenta. Entre Noruega, Polonia, Eslovaquia, República Checa, Austria, Alemania y Francia, pasé tres meses, a toda velocidad.

3. Otros países que no están en la Zona Schengen.

   Ya que hemos vencido nuestro tiempo en “la Zona” es posible salir a países fuera de ella, pasar tres meses y entonces volver a entrar. Una posibilidad es tomar un barco hacia Inglaterra o Irlanda, o bién salir a los países de los balcanes.

   Esto ofrece pués, una posibilidad de viaje por Europa por más de tres meses, conociendo cualquier cantidad de países y culturas… una experiencia bien recomendable para espíritus viajeros principiantes, pues es un continente (principalmente en el oeste) con rutas para caminar por doquier, mapas bien detallados y en los cuales se puede viajar, prácticamente, ¡de forma gratuita!

Mapa de países que no piden visa a mexicanos (según Wikipedia)

   Bueno, y ya para terminar, no queda más que desearles buen viaje, y no olviden tener bien en orden todos sus documentos y comprobantes de ingresos y… un largo etc.

   ¡¡¡Felices Viajes!!!

Anuncios