Como hispanohablantes, conocemos muchas clases de diccionarios: diccionarios de sinónimos y antónimos, diccionario de la lengua española, diccionario bilingue, diccionario enciclopédico, onomástico, y qué se yo qué tantas curiosidades diccionariles habrá por ahí ocultas en las librerías de segunda mano. Pero, ¿se han preguntado si los diccionarios son también comunes en otras lenguas?

A mi me surgió la duda hace unos meses cuando, haciéndo gala de mi recién adquirido vocabulario alemán me aventuré a jugar Scrable. Mis contrincantes depositaron al lado de la mesa un regordete libro amarillo que en la portada ponía un título sospechosamente latino: “Duden“. Amante de los libros, sin distinción, como soy, le eché las manos encima y me dispuse a hurgarlo con la mayor diligencia, solo para encontrar que las palabras no tenían ninguna descripción, sino que aparecían unas seguidas de otras, calladitas.

Atendiendo a mi rostro descompuesto, mis camaradas preguntaron si todo iba bien, y yo entonces les pregunté que qué era ese adefecio extraño, y ellos no paraban de decir que era un diccionario Alemán.

Bueno, algo así nunca había visto yo. Pero seguida de mi sorpresa, se hizo presente la de mis compañeros cuando yo empecé a preguntar por algún “diccionario de la lengua alemana”, uno donde se expliquen las palabras. Y ellos me decían “ah! quieres uno ‘español-alemán””. Ellos nunca habían oído hablar de diccionarios donde se colectaran todas las palabras de una lengua, y se definieran una a una. Y eso me puso el mundo de cabeza. Fue como darme cuenta que algo que siempre dí por sentado estaba completamente equivocado…

En general puede uno imaginarse la dificultad que representaría acometer la empresa de colectar “todas” las palabras de la lengua alemana, pues dicho idioma tienen la curiosa característica de que puedes juntar dos palabras que no tienen nada entre sí, para formar un concepto nuevo. Un ejemplo simple (tomado de un papel que tengo a la mano): Zahlungsdienstleisters = servicio de pago. Dicho vocablo aleman se conforma de tres palabras: Zahlung (pago), dienst (servicio) y leister (proveedor).

Así pues, podría pensarse que la cantidad de palabras alemanas  podría ser interminable… y la frontera entre qué es una palabra y qué no, resulta un poco borrosa…DSCF1346

Anuncios