Originario de la ciudad de Chihuahua en el homónimo estado norteño de México, donde creció con el estigma de que para salir a visitar algún estado adyacente (incluyendo el texano, robado hace ya algunos ayeres por nuestro “querido” vecino del norte) hay que viajar en coche algunas cuatro horas sin parar, el Viajero sin Propósito comercial es un licenciado en… aprendiz de viajador que un día lo dejó todo (menos su billetera y algunos documentos de importancia internacional) y se fue a pasear por el mundo. Lo que comenzó como “sacarse una espinita” terminó por convertirse en una pasión que sigue sorprendiendo y dando alegrías a este joven viajador. Si quieres saber más, te invito a que leas mis relatos… Buen provecho XD

Anuncios